Herbario

The manner in which embroidery signifies both self-containment and submission is the key to understanding women’s relation to the art. Embroidery has provided a source of pleasure and power for women, while being indissolubly linked to their powerlessness. The presence and practice of embroidery promotes particular states of mind and self experience. Because of its history and associations embroidery evokes and inculcates
femininity in the embroiderer. But it can also lead women to an awareness of the extraordinary constraints of femininity, providing at times a means of negotiating them, and at other times provoking the desire to escape the constraints. Observing the covert ways embroidery has provided a source of support and satisfaction for women leads us out of the impasse created by outright condemnation or uncritical celebration of the art.

THE SUBVERSIVE STITCH
Embroidery and the Making of the Feminine

Rozsika Parker

Bordado a mano sobre lienzo estampado con técnica de eco printing con hojas de eucaliptos.

Anteriormente había hecho un herbario para guardar mi colección de plantas silvestres de Tierra del Fuego. En este segundo herbario pude tener más conocimiento para construir la parte interior del cuaderno, algo clave fueron las hojas de papel araña que sirven para proteger cada página donde se guarden las flores o plantas. La encuadernación escartivana sirve para dejar milímetros de espacio entre hoja y hoja para que cuando el herbario este lleno no quede exagerado en volumen por la cantidad de plantas. Esto es algo que es muy difícil de mostrar en las fotos pero que es un gran detalle en la práctica. El interior importa.

Pero a quien no le llama la atención un libro por su portada? Mi primer pensamiento después de terminar de bordar esta pieza fue sin dudas hacer un herbario.

Siento señales cuando el objeto aún es en potencia y este en particular me llevó de paseo por un largo proceso de experimentación. Tenía de base un lienzo de algodón con un estampado en ecoprinting de unas hojas de eucaliptos que había recolectado en Mar de las Pampas (hay colchones de eucaliptos!) al que miraba detenidamente todos los días durante semanas. Colgué el lienzo con cintas de papel en una pared no solo para que me haga pensar sino porque el sutil aroma a eucaliptos me relajaban en los más silenciosos días de cuarentena.

El ecoprinting es tan amplio y tan aleatorio en su hacer que siempre es una sorpresa ver el fruto de dicha alquimia. Este fue el resultado de una larga convivencia entre hilos y plantas en plena pandemia en medio de la ciudad.

Gini Kim